22 de junio de 2021

Acento21

Periodismo Nacional para una sociedad informada Semanario Impreso para todo el país

Trasplante de pulmones, una opción para casos de Covid-19 grave

El trasplante de pulmones está indicado para pacientes de Covid-19 grave, con un pronóstico de que no mejorarán; la recuperación es rápída.

El trasplante de pulmones es una solución que ha resultado exitosa para salvar la vida de pacientes graves de Covid-19, indicó el doctor Gabriel Loor, director de Cirugía de Trasplante de Pulmón del Hospital Baylor St. Luke’s, en Houston, Texas.

En el marco del foro Forbes Conecta “Salud, un sector en recuperación”, el médico narró que tras el pico más alto de la epidemia en Estados Unidos, lo cual paralizó los trasplantes, éstos se reanudaron con la esperanza de salvar vidas.

Uno de los primeros casos, contó Loor, fue un señor con neumonía severa a causa del Covid-19 que ya contaba con oxígeno suplementario y luego del trasplante, tuvo una recuperación exitosa y rápida.

Los candidatos para la cirugía son justamente quienes ya padecen una neumonía grave y se cuenta con un pronóstico médico de que no mejorará.

No todos los que enferman de Covid-19 ameritan un trasplante, ya que 95% de los casos se curarán sin complicaciones.

El paciente debe estar consciente para que se le pueda explicar el procedimiento y él acepte; además, esto ayuda a la recuperación, ya que el cuerpo de una persona en coma difícilmente aceptará el trasplante, explicó Loor.

Aunado a esto, el corazón y otros órganos vitales como el hígado y los riñones deben estar en buena forma; en cuanto a la edad, entre más joven sea el paciente, será mejor.

Sobre los retos de la cirugía, el doctor Loor señaló que el Covid-19 genera mucha inflamación de los pulmones y eso ocasiona que no se alcancen a distinguir las venas y arterias que se deben reconectar.

“Siendo bien cuidadoso se puede hacer todo y casi siempre sale perfecto”, afirmó el especialista.

Una vida normal

Tras la cirugía, la recuperación del Covid-19 es rápida, en cuestión de días, la del procedimiento tarda unas dos o tres semanas.

Además, los pacientes deben tomar medicamentos para el resto de la vida para que no haya un rechazo al trasplante, pero “se puede vivir una vida normal”, expresó el doctor Loor.

En Texas, donde hay una cultura avanzada de donación de órganos, el tiempo de espera para alguien con Covid-19 es de una o dos semanas, mientras que alguien que ya se curó de la enfermedad pero quedó con secuelas graves en sus pulmones, debe esperar dos o tres meses máximo.

Hasta antes de la pandemia, en Estados Unidos se hacían unos 2,500 trasplantes de pulmones al año, comentó el médico cirujano, y tras la pausa obligada por el confinamiento, se espera que se regrese a los mismos niveles.

La cifra, además, es el doble de lo que se realizaba hace unos 10 años gracias al avance de la tecnología, mencionó el especialista del Hospital Baylor St. Luke’s.